ATRAPADOS EN LAS REDES SOCIALES - DONPSICO

Atrapados en las redes sociales

Share on Facebook131Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn8Pin on Pinterest0Share on Tumblr0Email this to someone

Julián illán Vaquero

Julián Illán Vaquero
Psicólogo y Técnico en Prevención de Riesgos Laborales
Visita su página de Facebook “DonPsico”
Sigue a Julián en Twitter
Conecta con Julián en LinkedIn
Aprende más en el blog de Julian


Atrapados en las redes sociales

Las redes sociales han cambiado radicalmente la forma de comunicarnos e interactuar con los demás. A nivel personal, podemos compartir fotos, videos y comentarios con familiares y amigos, desde cualquier lugar y en cualquier momento. A nivel profesional, las redes sociales se han convertido en una eficaz herramienta para potenciar nuestras empresas o proyectos. Mediante las mismas, podemos dar a conocer más directamente nuestro producto y nos permite interaccionar con nuestros clientes, actuales o futuros.

Pero como en todos los ámbitos de la vida, cualquier conducta se puede llegar a convertir en adictiva y el uso de las redes sociales no es ajeno a este problema. Cada vez son más personas las que acuden a terapia para solucionar su problema de adicción a Internet y a las redes sociales porque se dan cuenta que han perdido el control respecto a ellas. Son muchos los adolescentes que acuden a consulta (por ser más vulnerables a las conductas adictivas), pero también se está incrementado el número de personas adultas que están mostrando esas mismas conductas adictivas a las redes sociales.

ATRAPADOS EN LAS REDES SOCIALES - DONPSICO

Se trata de personas que muestran un progresivo desinterés por el mundo “real” y que focalizan su tiempo, esfuerzo e intereses, en su mundo “virtual”. Pasan demasiado tiempo “enganchados” a las redes sociales, interactuando compulsivamente y eso les hace parecer ante los que les rodean, personas ausentes, distraídas y desinteresadas de lo que les ocurre alrededor. Han empezado a descuidar sus relaciones “cara a cara” porque ya no les interesan tanto como sus relaciones “virtuales”. Su círculo de amistades principal está en la “red” de “amigos” que tienen en su perfil de Facebook o Twitter, dedicándoles más tiempo a estos que a los que tiene en su vida real. Esto ocasiona una falta de habilidades sociales cuando se producen las interacciones “cara a cara”. Tienen dificultad en apagar el móvil o la tablet cuando están con amigos o familiares e incluso se sienten frustrados y enfadados cuando se interrumpe la conexión a Internet. Su rendimiento académico, o laboral, se puede ver también afectado. La adicción a las redes sociales y a Internet puede ocasionar también problemas de pareja, o familiares.

Ante esta situación, la mejor receta es el uso de la moderación y del sentido común; como en cualquier aspecto de nuestra vida. No podemos, ni debemos, prescindir de Internet y de las redes sociales, pero si podemos moderar nuestro tiempo de conexión, y así potenciar otros aspectos de nuestra vida: en concreto, nuestras relaciones sociales tradicionales. Las de “cara a cara”. Viene bien para esto, el realizar actividades que nos pongan en contacto con otras personas que tengan nuestros mismos, o parecidos, intereses y aficiones; esto nos ayudará a enriquecer nuestra vida y además aumentará nuestra autoestima. Otra cuestión importante es, dar más importancia al “aquí y al ahora”: esto significa saber disfrutar del momento plenamente (por ejemplo, disfrutar de una reunión con amigos sin estar viendo el móvil, o de un placentero paseo por el campo aunque estemos fuera de cobertura), sin tener la necesidad de publicar en las redes sociales lo que estamos haciendo. Para disfrutar de los de lo que hacemos, debemos abandonar la costumbre de tener la necesidad de colgar en las redes sociales cada cosa que hacemos o pensamos.

Es importante reivindicar más sentido común en el uso que se hace de las redes sociales por parte de los adultos y de una mejor pedagogía por parte de estos hacia los adolescentes y a los niños en el uso de estas herramientas. Sirvamos de ejemplo a nuestros hijos en el uso responsable de las nuevas tecnologías. No olvidemos que ellos nos imitan en todo.

0 comentarios

Escribe tu comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *